lunes, 23 de mayo de 2011

Ubicación y documentación de la evidencia en la escena del crimen.

En el corazón de cada escena del crimen hay  dos cuestiones básicas para el funcionario policial que opere en el escenario del hecho: cómo encontrar las evidencias  y cómo documentarlas correctamente  una vez  halladas. Encontrar la evidencia es esencial para construir un caso sólido, de hecho, si no se recogen todas las pruebas en la escena se podría poner en peligro el resultado de un procedimiento judicial. Igualmente importante es documentarlas  correctamente. Si encuentra cada pieza de evidencia,  pero se falla en documentar cada ítem cuidadosamente, las mismas pueden llegar a ser inútiles en la corte.
Una de las claves para la localización que mencionábamos, es la adecuada iluminación. Mientras que esta última es especialmente importante durante la noche, es posible que se necesite luz adicional durante el día. Todavía son necesarias las linternas, pero sólo con ello no es suficiente, se perderán cosas de esa manera. Y cuando se está dentro, no haya que tener miedo de encender todas las luces, no es como en la televisión, donde hacen todo con poca luz. Pero a veces, incluso la linterna y todas las luces en el edificio no son suficientes;  imaginemos, por ejemplo, que se está trabajando un homicidio que ocurrió en un dormitorio, puede que estemos allí durante el día, pero puede llover, o la luces de la habitación pueden no emitir mucha luz.  Cuando se busca evidencia, es necesario mirar debajo de las camas, detrás de la cómoda, en los armarios, etc.,  no se puede llevar a cabo este tipo de búsqueda sin luz suficiente.
Los investigadores  tienen muchas opciones para iluminar. Más importante aún,  se desea que la escena esté  tan  brillante como el día. Si se tiene un escenario externo en la noche, se necesitarán grandes luces. Incluso si la escena principal está en  el interior de una residencia, aun así se necesitan luces para iluminar el exterior. Se posee una amplia gama de luces, las básicas que se conectan a un toma corriente y están disponibles en las ferreterías; las más grandes que requieren generadores, y las versiones más recientes que utilizan LEDs. Los precios oscilan de poco a mucho, dependiendo del presupuesto del departamento al que se pertenece y a las necesidades, se podrá equipar cada vehículo de investigación criminalística con luces estándar de 110 voltios. Estas luces proporcionan suficiente detalle para encontrar pruebas, y son también fáciles de transportar y relativamente baratas. Una vez más, dependiendo del presupuesto de cada departamento es posible que también se quiera invertir en una o dos luces realmente potentes  para los momentos en que se esté  procesando escenas al aire libre en la noche.
Finalmente , podríamos estar pensando que sería más fácil esperar hasta la llegada de la luz del día para procesar una escena al aire libre. Si se hace eso, se podría terminar arruinando un caso. Esperar hasta el día puede comprometer la evidencia. Si por ejemplo el tiempo cambia, se  podrían  perder datos o tener problemas para encontrarlos. Además, si se espera para procesar la escena, un policía  tiene que permanecer en el lugar para asegurarlo. ¿Qué sucede si ese oficial se va?  Situaciones como estas pueden crear preguntas acerca de la cadena de custodia, lo cual es sumamente importante.
.
En otro orden de cosas digamos que al fotografiar la escena, en primer lugar, se deben tomar fotografías suficientes. No es inusual tomar 200 a 400 fotos de un importante hecho criminal, y con las cámaras digitales no hay razón para no tomar tantas fotos como se necesite. Por otro lado, no se deben tomar fotografías sólo por el hecho de hacerlo, asegurarse de que se están documentando las cosas que son relevantes para el caso. Recordar que todo lo que se fotografía va a la defensa, así que no hay que fotografiar (o videograbar) algo inapropiado. Por último, se deben tomar fotos que capturen todas las perspectivas de la escena, es decir, que muestren el lugar globalmente, en forma media y con primeros planos. Las tomas de primer plano (o acercamiento), deben incluir una escala y un enmarcado numerado, que se corresponda con el número de artículo usado en la planilla de custodia de evidencias. Algunos cometen el error de fotografiar la evidencia sin escala, por ejemplo, las salpicaduras de sangre en una pared o cualquier otra foto del resto del ambiente de referencia. Esta foto no es útil en el tribunal. En su lugar, comenzar por fotografiar toda la sala. A continuación, centrarse en la parte de la habitación donde la evidencia esta localizada. Por último, disparar primeros planos individuales de cada una de las pruebas con una escala inserta.
Una vez que se haya fotografiado la o las evidencias, recogerlas y preparar la planilla de custodia, un informe que documenta toda la evidencia. Aquí registrar cada una de las pruebas junto con su número de artículo, lo que se hizo con ella, donde se encontró, etc. El número de artículo para cada una de las pruebas debe corresponder con el número que se encuentra en la fotografía de aquel, y el colocado en las bolsas de toma de muestras, etc.
Como especialistas, debemos asumir que cada escena del crimen dará lugar a un juicio muy probablemente oral, y nuestro trabajo consiste en recoger pruebas y documentarlas de manera que los fiscales puedan obtener condenas. Después de todo, los fiscales no están en la escena, sino que confían en nosotros para exponer sus argumentos. Si hacemos nuestro trabajo de una manera cuidadosa y sistemática, vamos a hacer un buen trabajo, y si lo hacemos a la buena de dios, no tendremos mucho que dar a los fiscales. Este trabajo es como un rompecabezas, se construye desde afuera hacia adentro hasta resolver el caso, pero si no se es cuidadoso, si se pierden las pruebas, sólo se tendrá el perímetro del rompecabezas en vez de la solución.