miércoles, 21 de septiembre de 2011

Historia y Clasificación de los Timbres Postales


Por clasificaciones de emisiones filatélicas se entiende la distinción entre los sellos nuevos de los usados, dividir los ejemplares por Estados y, proceder a las subdivisiones por períodos, por series y por categorías.
Los dos primeros sellos del mundo fueron ejemplares de correo ordinario con distintas indicaciones de calor, un penny para el franqueo simple de una carta, y dos pence para la correspondencia de peso superior al normal. Los valores expresados en los primeros sellos de la reina Victoria se detinban a indicar dos distintas clases de porte, que la reforma postal Rowland Hill transfería a cargo del remitente mediante la aplicación del sello. De correo ordinario fueron todas las primeras emisiones de los Estados que, desde 1840 a la I Guerra Mundial, se adhirieron al nuevo método para el envío de la correspondencia.
Reyes y reinas, príncipes y presidentes, cifras y símbolos diversos, emblemas y coronas reales se desencadenaron durante largos años cuando en realidad el sello debía sólo comprobar el pago anticipado de una tarifa postal. La viñeta, el símbolo o una frase, sirvieron para distinguir las diferentes emisiones y para identificar el Estado emitente.
El perfeccionamiento de los servicios de correos, la evolución de los diferentes tipos de correspondencia y la rápida difusión del coleccionismo, impusieron soluciones diferenciadas. No bastaba ya con el sello de correo ordinario, era necesario inventar nuevas categorías de emisiones en el ejemplar adhesivo, una huella del presente y del pasado, sacando a la luz acontecimientos, gloria, imponentes obras públicas y grandes y pequeñas huellas del hombre.
Nacía de esta forma el sello conmemorativo, que durante los primeros treinta años del siglo XX se desarrolló rápidamente, superando el número de emisiones a los ejemplares del correo ordinario que había dominado sin competencia durante los últimos ochenta años del siglo anterior. Hoy el sello conmemorativo es el gran protagonista que acompaña a las etapas de la historia o del progreso de los diferentes pueblos.
Las emisiones ordinarias y las conmemorativas constituyen la parte predominante de cualquier colección por Estados. Existen, no obstante, otras categorías de sellos:
1. SELLOS ORDINARIOS
Al sello de correo ordinario le corresponde la primacía de haber bautizado el ejemplar adhesivo en el año 1840 y haber contribuido a la difusión de la afición filatélica.

Son sellos de uso corriente; las indicaciones de los valores de cada ejemplar representan la tasa de porte a cargo del remitente. En el momento de su emisión, los ejemplares de correo ordinario, en primer lugar, no tienen un espacio de tiempo preestablecido para su validez; en segundo lugar, pueden ser representados repetidas veces; en tercer lugar, quedan fuera de curso cuando se agotan totalmente los stocks; y por último, pueden ser suprimidos de la circulación por la muerte imprevista de un soberano o de un jefe de Estado o por cambios históricos o políticos.
El correo ordinario italiano de 1862 caracterizó todos los sellos hasta el 15 de abril de 1910. En abril de 1929 se emitió una serie de veintidós sellos de correo ordinario hasta 1942, la cual fue llamada "Imperial", de 2 céntimos y 50 liras. Esta serie es un ejemplo elocuente del largo tiempo que puede permanecer en circulación una emisión de correo ordinario. Han representado distintos periodos de la República las series " Italia al trabajo", tanto con filigrana de rueda alada como con filigrana de estrellas (emitidas en 1950 y 1955 al 1957), y la de "Siracusa" y la de "Miguel Ángel". La llamada "Siracusa" o "Italia coronada con torres" a obtenido en el terreno coleccionista una notable variedad del dentado, del papel y de la filigrana. En 1953, apareció la serie de 11 valores con filigrana de rueda alada, que resultó después de diferentes tipos; a partir de 1955 a pareció la filigrana con tapiz de estrellas, que en el curso de 10 años registró sensibles diferencias. En todos los sellos de la "Siracusa" se muestra el perfil de la diosa Perséfone, tomado de una moneda de Siracusa, el famoso decagrama de plata, usado entre los años 412 y 357 A. De C.
2. CONMEMORATIVOS
Se puede considerar precursor de los modernos sellos conmemorativos un ejemplar de 5 céntimos rojo de Perú, aparecido en abril de 1871 para celebrar la inauguración del tramo ferroviario de Lima a El Callao. La viñeta muestra el rudimentario dibujo de una locomotora con un vagón, bajo la que aparece un escudo. No todos están de acuerdo en atribuir a este sello las características de un conmemorativo auténtico, aunque se trató del primer ejemplar que trataba de celebrar unos acontecimientos.
Otros estudiosos sostienen que también la primacía de la primera serie conmemorativa debe atribuirse a Inglaterra gracias a una emisión aparecida en 1887. La serie estaba destinada a conmemorar el Jubileo de la Reina Victoria. A este tampoco se le podría considerar conmemorativo ya que en ninguno de los 14 ejemplares aparezca una frase apropiada del acontecimiento.
Entonces la atención recae sobre la serie de 1888 de Nueva Gales del Sur. Son 8 valores en los que se lee "100 años", pretendiendo recordar el centenario de la ciudad de Sidney. El catálogo Yvert y Tellier afirman que estos sellos fueron los primeros en el mundo ya que conmemoran un acontecimiento, ya que Nueva Gales del Sur parece tener los papeles en regla.

No obstante, según diferentes expertos, tal primacía está por dilucidarse con la emisión de Rumanía del 22 al 24 de mayo de 1891, cuando 5 ejemplares recordaron, con oportuna frase, el 25º aniversario al trono de Carlos I de Hohenzollern-Sigmaringen.
Por la belleza de reproducción entre los primeros conmemorativos, corresponde por derecho a los Estados Unidos, cuando el 2 de enero de 1893 recordaron en una serie de 16 ejemplares de gran formato el 4º centenario del Descubrimiento de América. Ejemplo de ellos es el desembarco de Colón, las tres carabelas, el navegante genovés pidiendo a Isabel de Castilla las ayudas necesarias para el viaje,...
Atendiendo a una pequeña minoría, la fecha del primer conmemorativo se anticiparía 1863 y precisamente a la emisión francesa denominada "Empire Lauré", donde Napoleón III aparece de perfil con una corona de laurel, sin embargo, sobre los 9 sellos no se encuentra ninguna frase que pueda apoyar esta tesis, haciendo que se pueda atribuir la primacía de la 1ª serie conmemorativa a Nueva Gales del Sur. A parte también había que darle la primacía a un sello para uso local emitido en Francfort en 1887 para conmemorar una competición de tiro al blanco. El ejemplar, de 2 pfennig, fue estampado en dos diferentes tipos, en vez de para el normal franqueo del público, y en rojo carmín para la correspondencia del comité organizador. En el ejemplar aparece un hombre sosteniendo una escopeta y la inscripción "9º concurso de tiro federal alemán del jubileo, Francfort". Es un conmemorativo con los papeles en regla.
Italia, como ya hemos afirmado, realizó los dos primeros conmemorativos el 15 de abril de 1910 para recordar el cincuentenario de la liberación de Sicilia. A esto siguieron el 1 de diciembre del mismo año, otros dos sellos por el cincuentenario del Plebiscito por la Anexión de las Provincias Meridionales, todos ellos dibujados por L. Morandi.
Después de los primeros del año 1900, las emisiones conmemorativas aumentaron de forma vertiginosa. Tras el 2º conflicto mundial han tenido una amplia difusión las series conmemorativas de la Unión Postal Universal, la de la campaña contra el hambre y la enfermedad, las emisiones a favor de la Cruz Roja, por la salvaguardia de los monumentos de Nubia, por los derechos del hombre, por la Comunidad Europea y otras muchas más. A partir de los años 60 aparecerán series que celebraron la independencia de antiguas colonias.
Un puesto importantísimo, en la categoría de los sellos conmemorativos, lo ocupan los ejemplares con temas deportivos y los particularmente dedicados a los Juegos Olímpicos, para los que existen catálogos y publicaciones especializadas.
3. CORREO AEREO
En el S. XX se han descubierto grandes inventos tecnológicos y científicos como es el aeroplano. Buena parte de la correspondencia viaja hoy por vía aérea. Los sellos de esta categoría, ocupan el tercer puesto; de las palomas mensajeras que fueron los primeros mensajes postales se pasó a los grandes gigantes de acero y aluminio. Los primeros transportes postales ligados al vuelo humano se realizaron por medio de globos aeroestáticos y dirigibles.

El primer sello de correo aéreo corresponde a Italia. Fue emitido el 20 de mayo de 1917, experimento postal de Turín a Roma y de Nápoles a Palermo con ida y vuelta. Ambos experimentos fueron coronados con el éxito. Los dos primeros sellos de correo aéreo son ejemplares de urgencia (los 25 céntimos de junio de 1903 y el 40 céntimos no emitido) sobrestampados con una inscripción que recuerda los vuelos.
Italia, a la que se debe el primer ejemplar oficialmente emitido para el servicio aéreo de correos, posee una colección de las más prestigiosas como es la que recuerda la primera travesía Transatlántica en 1930 o la travesía del dirigible Zepellin, los trípticos de la travesía Noratlántica de 1933 o el llamado "vuelo de retorno Nueva York-Roma". Al igual, San Marino y el Vaticano, poseen sus sellos de correo aéreo.
El helicóptero y el cohete son dos recientes innovaciones en el sector del correo aéreo. En 1961 se llevó a cabo el primer trayecto en helicóptero; el acontecimiento fue conmemorado con un sello de correo aéreo de 1000 liras, donde aparece el monte Titano y un helicóptero en vuelo. El correo en cohete es una categoría muy particular, ya que representa una de las formas más futuribles del servicio postal. Por otra parte, existe un sello de Cuba de 1939, dedicado justamente a un experimento de correo-cohete. El 15 de octubre de ese mismo año se lanzó un cohete que contenía 200 cartas franqueadas emitido y timbradas con un especial matasellos verde, en el que aparecía dibujado un cohete en vuelo, acompañado de una inscripción. El lanzamiento no tuvo éxito, por lo tanto las cartas que se encontraban en el cohete se consideraron "no transportadas".
La identificación del correo aéreo es bastante simple ya que aparecen habitualmente las siguientes inscripciones: posta aérea, poste aerienne, air mail, correo aéreo, luftpost y avioposta.
4. URGENTES
El  urgente es un sello particular que determina un franqueo suplementario. La correspondencia es gravada con un sobreprecio que permite, tanto para el correo normal como para el correo aéreo, una mayor aceleración de entrega. El correo urgente se entrega al destinatario antes de la distribución normal. Estos sellos van acompañados de unas especiales inscripciones: expreso, Express, correo urgente, urgencia, entrega especial y special delivery.
El dibujante que preparó el primer sello para urgente, reprodujo un cartero corriendo para dar una cierta velocidad del servicio. El ejemplar se emitió en USA. en 1885, y era un 10 centavos azul oscuro. Toda la colección estadounidenses de los sellos urgentes está representada por el cartero. De 1888 a 1894 se representó en el dibujo al cartero que corría a pie, pero 10 años después montaba en una bicicleta y, en 1922, marchaba en motor para finalmente colocarse en una furgoneta en 1925, con lo que así se muestra el avance de la civilización.

El primer urgente italiano apareció en 1903, el cual llevaba la imagen de Vittorio Emmanuele III. Cuatro años más tarde se emitió el urgente "número uno" de San Marino. También en la Ciudad del Vaticano se puso en circulación dos urgentes al mismo tiempo de la emisión de su primera serie, la de la Conciliación de 1929.
Como dijimos en la clasificación anterior, se registra también sellos para "urgencia aérea". En este sector, Italia posee un ejemplar único en su género. El 20 de mayo de 1933 aparecieron los sellos válidos para franquear la correspondencia aérea certificada y urgente. Estos ejemplares se llaman "trípticos", porque están formados por tres partes diferentes, divididas entre sí por un normal dentellado vertical; la primera parte, de izquierda a derecha, muestra una etiqueta con la bandera italiana, atravesada con las siglas de unos de jefes de tripulación de los hidroaviones que tomaron parte en la travesía del Atlántico Norte, y lleva en la base de la inscripción: "certificado urgente"; la segunda, es decir, la parte central, muestra la efigie de Vittorio Emmanuele III y se trata de una parte filatélica de correo ordinario; por último la tercera muestra en el primer valor una composición inspirada en la "Aurora" y en el segundo el Coliseo y los rascacielos simbólicamente unidos por una escuadrilla de hidroaviones. Esta última etiqueta lleva la indicación "Travesía Atlántico Norte" en la primera y en la segunda "Posta Aérea Italiana".
5. CERTIFICADA
Se llama certificada la correspondencia gravada por una tasa supletoria. Esto obliga a la administración postal a reembolsar al remitente, en caso de extravío de la correspondencia, una tasa fija, y no los eventuales valores que se puedan encontrar en la carta o en el paquete. Algunos Estados han emitidos sellos con la inscripción "certificada". Características de estos sellos son: anotado, certificado y registrado.
La inscripción "Certificado" la encontramos, ya en tres de los cinco valores de las series "número uno del Reino de España", de l 1 de enero de 1850. Fueron estos los primeros sellos para cartas certificadas en el campo mundial. Un año después, también en España, puso en circulación los 2 reales "Certificado", con un flagrante error de color, que figura entre las mayores rarezas del mundo. Los 2 reales en cuestión están estampados en el color azul de los 6 reales, en vez de rojo. El término "Registered" se encuentra en un ejemplar de Nueva Gales del Sur de 1856, mientras que en la inscripción "Certificada" aparece sobre un sello de Colombia en 1879.
Algunos sellos llevaban un espacio en blanco en el que se señalaba el número de registro del certificado. En este mismo sector postal existe un interesante apéndice, representado por el "resguardo de retorno", que confirma a quien ha enviado la correspondencia. También en este mismo caso la historia del sello presenta ejemplares que comprender tanto el valor del porte del certificado como el resguardo de retorno.
La mayor parte de estos sellos se reconocen por las iniciales "AR", abreviatura de "aviso recibo" o "acuse de recibo".
Checoslovaquia, 1937: dos sellos triangulares fueron puestos en circulación para "la entrega de la correspondencia en las manos del destinatario". Los ejemplares se estamparon en los colores azul y carmín; el primero tenía en los ángulos de la base con respecto a la cifra central la letra "V", que indicaba que el porte había sido pagado por el emitente. El segundo valor, contraseñado también en los ángulos de la base por la letra "D", hacía referencia al por parte del destinatario. Estos sellos, únicos en su especial fórmula postal, se conocieron con el nombre de "sellos de los novios".
En el terreno de las curiosidades, merece señalarse el hallazgo de los correos belgas con una emisión de1936 dedicada a los equipajes. Sin embargo, Holanda batió a toda administración postal, emitiendo en 1921 siete sellos para "cajas fuertes" y dos ejemplares de "correo para internados".
El cartero vuelve a aparecer en escena en los sellos estadounidenses. En 1955 se presenta un ejemplar de gran formato. En la parte superior se ve la inscripción "Certified Mail". El sello estaba previsto para los certificados a mitad de precio. El descuento liberaba a la administración postal de toda responsabilidad en caso de extravío. El hallazgo no tuvo mucho éxito.
6. BENEFICIOS
La "colecta filatélica" durante trágicos acontecimientos como: guerras, terremotos, aluviones, ruinas y pestes, fue adoptada con frecuencia por algunas administraciones postales con la emisión de precios gravados con un sobreprecio con respecto a la tarifa normal. Tal gravamen se destinaba a favor de la ayuda. Los ejemplares pertenecientes a esta categoría, reciben comúnmente la denominación de benéficos. Pertenecen a este grupo las emisiones: "pro Cruz Roja", "pro Juventud", "pro Fondo Cultural" y otras de interés general para la comunidad.
Iniciativas filatélicas de este tipo la encontramos ya a finales de 1800. Nueva Gales del Sur y la por entonces colonia británica de Victoria, en 1897 emitieron cada una de ellas dos ejemplares gigantescos, aunque muy hermosos, gravados con un suplemento de valor para la construcción de hospitales. Rusia dedicó una serie en 1905, con cuatro valores benéficos a los huérfanos de los soldados caídos contra la guerra del Japón.
A comienzos de la I Guerra Mundial, la administración postal francesa acudió en ayuda por medio de los sellos, de la Cruz Roja, inmediatamente imitada por Italia. Bulgaria, en 1920 puso en circulación 10 sellos "pro Prisioneros e Inválidos de guerra".
El 1 de enero de 1963, las Naciones Unidas, justamente a través de los sellos, se hacían promotoras de la campaña mundial contra el hambre, recogiendo de las administraciones postales de 144 naciones, en menos de tres años la suma de 335.000 dólares.
7. IMPRESOS Y PERIODICOS
Estos sellos tuvieron un gran periodo de popularidad entre 1850 y 1870. Hoy, en cambio, no se emiten, ya que para la expedición de impresos y periódicos se recurre a ejemplares ordinarios de proporcionado valor nominal. Entre los más famosos sellos de esta categoría filatélica, se encuentra el ½ tornés azul intenso y el ½ tornés de la Dictadura y de la Lugartenencia de Nápoles de 1860. Se utilizaron para el franqueo de impresos y periódicos distribuidos con abono especial, o sea, con tarifa reducida. Se ha denominado "trinacria" y "cruceta", por su belleza de grabación y por su rareza.
Los sellos de la "trinacria" (aparecidos el 6 de noviembre de 1860) se estamparon utilizando la misma plancha con la que se había preparado los ejemplares de ½ grana de la emisión borbónica. Unica diferencia, la "T" (abreviatura de legado tornés) en lugar de la "G". También para la "cruceta", aparecida un mes más tarde, se utilizó un entintado azul, en vez del rosáceo y, en la misma plancha de estampación, la blanca cruz de Saboya tomó el puesto de los emblemas borbónicos.
Hay famosos sellos de un cuarto españoles, de las emisiones de 1872, 1873 y 1876, que era precisamente para el franqueo de periódicos.
Al recorrer la lista de los sellos para impresos y periódicos, no se pueden ignorar los primeros ejemplares de este tipo de Lombardo-Veneto. Se trata de ejemplares entre los más conocidos en el campo de los sellos clásicos. Se les llama "Mercurios" o "Cabezas de Mercurio", porque reproducen una gran cabeza de los mensajeros de los dioses. Son de rareza mundial.
Rarezas, curiosidades y sellos gigantes añaden interés a las emisiones para impresos y periódicos. En 1865, los USA. emitieron tres valores; cada ejemplar medía 5,1 cm. de base por 9,5 cm. de altura.
8. PAQUETES POSTALES
De forma rectangular, muy alargada, y divididos en dos partes `por una perforación para poderlos separar los modernos sellos italianos para paquetes postales se distinguen claramente de cualquier otro. Una parte de este doble se aplica sobre el boletín de expedición del mismo paquete, mientras que la otra va sobre el recio dejado al remitente.
La primera serie para paquetes postales se emitió en Italia el 1 de julio de 1884, y se trataba de un sello normal, rectangular, con el lado vertical más grande y con la efigie de Humberto I. La serie de 6 ejemplares se completó en 1886. A partir de la 2ª emisión aparecieron ejemplares de dos tiras, treinta años después de la primera serie. En la serie de 1946-1951 apareció en la parte reservada al boletín de los paquetes, el cuerno de correos, mientras que en 1954 se emitió el denominado "Caballito Sardo", reemitido en 1957 con la filigrana en estrellas, en vez de la filigrana de rueda alada.
9. CORREO PNEUMATICO
Se denomina sellos de correo pneumático aquellos ejemplares que se utilizan para el franqueo de correspondencia que circula de una oficina a otras en el ámbito de las grandes metrópolis.
El primer país que emitió sellos para este particular servicio de correos fue Italia, con un ejemplar de 10 céntimos pardo oscuro, que lleva la efigie de Vittorio Emmanuele III y la inscripción "Regno D´Italia", seguida de "Posta Pneumática". El sello entró en circulación en abril de 1913, es decir, antes de los de correo aéreo.
El correo pneumático se basa en un sistema muy ingenioso. Tuvo subterráneos, en los que la correspondencia penetra gracias al empujón producido por el aire comprimido, consienten un transporte veloz. El correo se inserta en cilindros metálicos especiales, que viajan rápidamente de una oficina a otro de entidades e industrias o entre importantes complejos. Quien ideó este sistema postal fue un tal Pupin, en 1776. Parece que se inspiró en una noticia de los periódicos de su tiempo, en la que se leía que un grupo de náufragos, arribados a una isla desierta, habían conseguido obtener ayuda metiendo mensajes dentro de algunas botellas sobre las corrientes marinas.
La moderna ejecución del sistema de Pupin para correo pneumático urbano (P.P.U.) fue perfeccionada por el danés Medhurt y se experimentó por primera vez en Londres, 1853.
Con el tiempo, el servicio de correo pneumático fue considerablemente potenciado al desarrollo de la circulación, con la presencia de nuevos métodos de viabilidad en los subterráneos, tanto por los peatones como por los usuarios del metro.
10. SELLOS MULTA
El sello multa es el tipo de efecto postal que menos agrada al destinatario. En efecto, se usa por las oficinas postales cuando una correspondencia está privada, o lleva incompleto el franqueo requerido. El "olvido" se carga al destinatario, que debe pagar la tarifa al cartero. Los sellos multa son los valores menos coleccionados, también porque normalmente, son más bien insignificantes.
En Inglaterra los coleccionistas no los consideran sellos, sino timbres o simplemente "etiquetas" (y labels). EL primer sello italiano se emitió el 1 de enero de 1863. Era un 10 céntimos amarillo claro, estampado en litografía, y lleva la indicación del valor encerrada en un ovalo. Los correos italianos, con frecuencia, se han encontrado desprovistos de sellos multa. En Bari y en Brindisi, en 1943 se utilizaron sellos normales en una circunstancia de este tipo, sobre los que se imprimió a mano una "T", que indicaba la tasa a cargo del destinatario.
El 1 de abril de 1924, el Regio Decreto instituía una emisión de sellos multa para giro, precisaba que los ejemplares de este particular servicio no podían ser vendidos al público. La disposición fue respetada durante un breve periodo, pero a continuación se ignoró por completo. 
11. DE ESTADO U OFICIALES
Los denominados sellos de Estado, llamados "oficiales", de "servicio" o "franquicia". Su uso está reservado a la correspondencia de oficinas gubernativas o diplomáticas además de entidades y organizaciones que gozan de la exención del pago de la tasa postal. Casi en todas partes se ha preferido recurrir a un timbre especial que contraseña la correspondencia de los que goza de la tarifa postal.
Fue el penny negro de la reina Victoria, con las iniciales "V" y "R", el primer sello de servicio (o Estado). Debía ser puesto en circulación el 6 de mayo de 1840, junto al 1 penny al 2 pence, pero jamás fue emitido. La primera emisión auténtica de sellos de Servicio fue la de Inglaterra de 1882. Una serie de correo ordinario se sobrestampó con la inscripción "I.R. Official". Las iniciales "I. R." significan Ministerio de Finanzas, porque tales ejemplares fueron usados concretamente por este organismo. Numerosas naciones entre las que se encuentra Gran Bretaña así como Canadá y Australia transformaron sellos normales en ejemplares de servicio, con una perfección que reproducía cifras o símbolos especiales. La mayor parte de los Estados ha preferido sobrestampar emisiones corrientes con los términos "Service" o "Official".
Varias veces se han hecho en España sellos para el servicio oficial. La primera vez fue en 1854. Los primeros sellos nacionales de Servicio los encontramos a partir del 1 de enero de 1875, con una serie de ocho, en la que en un óvalo se lee la inscripción "Francobollo di Stato", mientras que en el centro está la indicación del valor.
12. FISCALES
Los fiscales son los timbres móviles. Tienen que ver con los sellos ya que se han aplicado para franquear la correspondencia y fueron regularmente matasellados por las oficinas postales. Todo esto es válido sí el timbre móvil un matasellos postal de su tiempo. En algunos países está admitido el uso postal de los timbres móviles. Se trata en estos casos de las llamadas emisiones "fiscales postales".
En Lombardo-Veneto los timbres móviles aparecieron por primera vez el 1 de noviembre de 1854. Se emitieron en el curso de los años los siguientes: timbres para todas las actas, timbres para los anuncios y timbres para los almanaques.
Los primeros timbres móviles de Lombardo-Veneto tenían dentado. Esto sucedía cuatro años antes de que la perforación de los folios de sellos italianos fuese introducida oficialmente en el país, y sólo nueve meses después de la entrada en vigor, en Gran Bretaña, de las primeras máquinas perforadoras. Entre 1866 y 1868 aparecieron timbres móviles de "transición", a causa de las convulsiones políticas que sucedieron en Italia. Tales timbres tenían la función de hacer más sencillo el cambio entre la lira italiana y el florín austríaco. En lo que concierne al Reino de Italia, la primera serie de timbres móviles aparecía en 1863, con la efigie de Vittorio Emmanuele II en relieve, como en los sellos sardo-piamonteses.
En Inglaterra, varias emisiones de timbres móviles, del periodo 1853-81, fueron regularmente admitidos para el franqueo de correspondencia a partir del 1 de junio de 1881. Eran seis ejemplares y es cada 1 de ellos aparece el perfil de la Reina Victoria. Casos análogos se verificaron en Anatolia, Cuba Rumanía y Veneto, durante la ocupación austriaca de 1918.
Si se revisa cualquier catálogo español, hay una rúbrica de sellos fiscales-postales y se menciona un total de 24 unidades, aparecidas entre 1882 y 1908.
13. PUBLICITARIOS
El mundo comercial se dio cuenta muy pronto de un posible montaje publicitario a todos los sellos. Caso típico, a este propuesto, es el de Italia entre 1924 y 1925. Algunos sellos de correo ordinario del Reino, en emisiones comprendidas entre 1901 y 1925 llevaron en la base apéndices publicitarios de las siguientes firmas: Bitter Campari, Columbia, Cordial Campari, Abrador, Coen, Piperno, Reinach, Tagliazzo, De Montel, Siero Casali, Singer, Tantal y Perugina. Fueron 21 valores, la serie completa en más bien rara con una valoración sobre las 70.000 Ptas. para los ejemplares nuevos y de más de 10.000 Ptas. para los usados, esto tratándose de sellos de centrado normal, que el sello bien centrado vale mucho más. Se les conoce también con el nombre de "aduladores". La emisión suscitó un avispero de polémicas y una hostil campaña periodística. Por lo cual, con toda probabilidad no se registraron, inmediatamente otras emisiones del tipo. También son publicitarios algunos sellos de Cuba del año 1939, que anunciaban el tabaco de La Habana, y los de San Salvador de 1940, que llevaban la siguiente leyenda: "el café El Salvador es el mejor del mundo".
Entre los años 1877 y 1891 Nueva Zelanda emitió una serie que llevaba en el dorso anuncios publicitarios. También en este caso la iniciativa levantó muchas polémicas tanto que se hundió en breve tiempo.
14. DE PROPAGANDA
Se llaman sellos de propaganda aquellos cuyas leyendas no hacen referencias a firmas comerciales, sino a un tipo de publicidad nacional o frases patrióticas. Los ejemplares de propaganda nacional comprende, en otras, iniciativas en el terreno turístico, social, educativo y económico, que reflejan el particular periodo histórico de un determinado país. También son de propaganda las series a favor de la Cruz Roja o los más genéricamente definidos como de beneficencia.
En un sello belga, que circuló entre 1893 y 1914, se leía la siguiente frase bilingüe, en francés y en flamenco "no entregar el domingo". El ejemplar formaba parte de cierto tipo de propaganda sindical en la que se condenaba el trabajo en los días de fiesta.
Suiza, e 1942 emitió un valor de 10 céntimos en 3 lenguas diferentes, con inscripciones en francés, italiano y alemán. En el sello se leía: una inscripción para fomentar el ahorro y no desperdiciar claras referencias a las dificultades de la guerra. Un año antes se había emitido y puesto en circulación un valor de propaganda de la agricultura en el cual se había dibujado un caballo que tiraba de una arado conducido por un campesino a favor de la agricultura.
El 14 de agosto de 1942 se emitieron en Italia 12 valores de propaganda de guerra. Se seleccionaron sellos de la serie "Imperial", a la derecha de los cuales se añadió un apéndice con una viñeta de propaganda bélica seguida de un lema. Salieron a relucir la aviación, la marina, el ejército y la milicia, cada uno con tres ejemplares.
15. CARTAS CON RETRASO
En algunos países, las cartas que son recibidas en las oficinas postales después de la hora de recogida y que no obstante, deben partir con la correspondencia de aquel día, se gravan con un franqueo suplementario. Los ejemplares que desempeñan esta particular función se llaman "sellos para cartas con retraso".
El primer sello de este tipo es bastante antiguo. Se emitió en Victoria en 1855. La imagen de la Reina Victoria aparece coronada por la inscripción: "Too late". Es muy semejante al ejemplar que la misma administración había emitido un año antes para el servicio de certificado.
16. CORREO MILITAR
Durante diversos conflictos bélicos, en la zona de operaciones se distribuían sellos entre los militares, con los cuales los soldados podían enviar noticias a sus familiares sin gastar nada en franqueo.
En tiempos más recientes, comúnmente, estos tipos de ejemplares se distribuyeron entre los militares también en periodo de paz, con tarifa reducida. El ejemplo más cercano a los sellos de tarifa militar lo ofreció Vietnam del Norte a partir de 1958, cuando emitió ejemplares militares con franquicia para distribuir entre los inválidos de guerra, que así quedaban exentos del pago de la tasa postal en la correspondencia. Francia, en 1964, permitió a los jefes de las fuerzas armadas que, distribuyeran gratuitamente entre todos los soldados que estaban en las filas, sellos de "franquicia militar". Cada soldado recibía 8 sellos al mes. Los ejemplares no llevaban indicación de valor y, por lo tanto, no podían ser vendidos al público.
Los primeros sellos franceses de franquicia aparecieron entre 1901 y 1904, cuando algunos ejemplares ordinarios sé sobrestamparon de esta forma: "F.M.", o sea, franquicia militar. Por último fueron de 1946 los primeros dos sellos que se prepararon exclusivamente para la exención de la tarifa postal a los soldados.
También son sellos de guerra los aparecidos en 1914 y 1945. El 3 de septiembre de 1914 la Cámara de Comercio de Valenciennes puso en circulación, durante la ocupación alemana un sello de 10 céntimos bermejo, que permaneció en curso hasta el 30 de octubre de 1914. En 1945 la Cámara de Comercio de Saint Nazaire emitió dos valores porque faltaban ejemplares para el franqueo de la correspondencia en la "saca" del frente Atlántico.
En general, para la franquicia militar, se han llegado a sobrestampar ejemplares normales. Las sobrestampaciones más socorridas son: "War Stamp", "Feldpost", "P.M." y "F.M.".
17. CON APENDICE

Se denominan sellos con apéndice los ejemplares cuya finalidad no difiere mucho de las emisiones publicitarias y de propaganda. Sin embargo, el apéndice, en estos casos, se limita a describir una determinada emisión. Llevan apéndice todos los sellos de Israel (que tienen una cotización superior respecto a los ejemplares sin apéndice, generalmente sólo los sellos de la última fila llevaban apéndice). En el lenguaje filatélico los apéndices se denominan "bandeletas".
18. LOCALES
En excepcionales circunstancias se han dado emisiones únicamente válidas para una ciudad o para un pequeño territorio. Antes de 1900, muchos "locales" fueron preparados por entidades privadas o compañías fluviales.
En la segunda mitad del siglo pasado una firma privada inglesa, denominada "Oficina de la Corte", emitió ejemplares que aparecieron al lado del normal franqueo sobre carta, para la correspondencia que la firma recogía los domingos en institutos, albergues, asociaciones y entidades. La firma, que tenía su sede en Londres, se encargaba de depositar el correo que llegaba a su destino un día después, es decir, una especie de agencia de urgentes.
A partir de 1864, un grupo de hosteleros suizos, formó un consorcio dando vida a un servicio postal para sus clientes. Para ser reembolsados del gasto del transporte, los propietarios del albergue hacían pagar al remitente una tasa suplementaria de 5 rappen, aplicando en el sobre un "sello" especial.
El "Pony Express" fue un servicio que funcionó entre 1860 y 1861 en algunas localidades de USA. Los primeros ejemplares de este histórico servicio entraron en circulación en 1861: son de 2 y de 4 dólares, mostrando el dibujo de un jinete al galope. El correo transportado por el "Pony Express" se matasellaba al partir con timbres especiales.
19. PROVISIONALES
Los sellos "provisionales" se tratan de ejemplares que se emiten para un periodo de tiempo muy limitado, en espera de que se establezca una nueva división. Se emite por falta de algunos valores de correo ordinario, o por repentino cambios de las tarifas postales. Son sellos sobrestampados. La breve duración de su curso postal y su limitada tirada transforman estas emisiones casi siempre en rarísimos ejemplares filatélicos. Otras veces los "provisionales" registran un imprevisto cambio de gobierno, una ocupación militar o el nuevo curso histórico de una país.
Caso extremadamente interesante es el de la Ciudad del Vaticano. Los 6 valores sobrestampados de la serie llamada "Provisional" tuvieron dos tiradas distintas, una en 1934 y otra en 1937.
20. TELEGRAFOS Y TELEFONICOS
Los ejemplares "telegráficos" se utilizan para hacer pagar una tasa de despacho; los "telefónicos" firmaban en cambio el recibo del importe pagado por una comunicación por conducto telefónico.

El único país del mundo en el cual circulan todavía sellos telegráficos es el Ecuador, cuya primera emisión se remonta a 1892. Los ejemplares pueden ser con o sin taloncito. Los taloncitos se hayan a la izquierda del sello, son detallados y servían para demostrar el convenido pago de la tasa de comunicación o conversación telefónica.
Tanto Bélgica como Gran Bretaña emitieron también sellos telegráficos. Los ejemplares belgas se dividen en dos categorías sellos de telégrafo y sellos de recibo telegráfico.
21. ENTREGA AUTORIZADA
Son ejemplares que deben ser aplicados sobre la correspondencia en mano distribuida a los destinatarios por parte de firmas debidamente autorizadas y, en algunos casos, por parte de centros bancarios.
En Italia los primeros timbres para entrega autorizada aparecieron el 1 de julio de 1928, con un ejemplar de 10 céntimos.
22. SELLOS COMO MONEDA
Todavía hoy, cuando una organización comunica los datos sobre algunos tipos de abonos y para el envío de ciertos materiales, suele añadir la frase: "se acepta también el importe en sellos". Es un hecho que un ejemplar filatélico en uso tiene casi la función de una moneda circulante, aunque no es aconsejable pagar con sellos. En el pasado, algunos Estados usaron el sello como moneda. Esto, naturalmente, se ha verificado durante excepcionales circunstancias, como por ejemplo en el curso de un conflicto bélico.
Durante la guerra de Secesión, en los USA. los sellos tuvieron un regular cursos de moneda legal. Esto sucedió por la repentina falta de moneda. Esta singular operación era realizada por agentes autorizados del Tesoro de la Unión. Aparecieron también billetes especiales, sobre los que se estampaban diferentes ejemplares de sellos en cursos. Los tipos son: billete de 5 centavos (efigie de Jefferson); billete de 10 centavos (efigie de Washington); billete de 25 centavos con 5 sellos de centavos (efigie de Washington); billete de 50 centavos de 10 centavos cada uno (efigie de Washington).
En Rusia, entre noviembre de 1915 a noviembre de 1917 los sellos se estamparon sobre cartulina y fueron puestos en circulación como moneda subsidiaria. En otros Estados de Europa, tanto en la I y II Guerra Mundial, el sello sirvió en algunas ocasiones como moneda.
Cuando el Movimiento Nacional, en zona republicana, por falta de moneda fraccionaria en la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre, se fabricaron unos discos de cartón a los cuales se pegaron sellos sirviendo así como sustitutivo de dicha moneda fraccionaria.
23. NO EMITIDOS
Pueda que ocurra que una administración postal prepare una determinada serie o un sello, y que finalmente no se ponga en circulación. Esto es, por un repentino cambio de las tarifas postales; un golpe de Estado o un cambio de sentido político en un país; y por último por un gran error hallado "in extremis" en un ejemplar o en toda una serie.
La categoría de los "no emitidos", nació el mismo día en que apareció el primer sello del mundo, es decir, el one penny de la Reina Victoria. Junto al two pence debía ser puesto en circulación, también, un ejemplar para la correspondencia inglesa Oficial. En el último momento llegó una contraorden y el sello no fue usado más que para unas pruebas de tinta.
El caso de extremo interés filatélico postal es de los "no emitidos" de Lombardo-Veneto de 1861. Fueron estampados los valores de dos sueldos amarillo, tres sueldos verde y quince sueldos azul. Jamás fueron puestos a la venta. De ellos se conocen sólo las reimpresiones. Sucedió que la administración postal austriaca se dio cuenta, pocos días antes de la emisión, de que tenía un gran stock de ejemplares del año 1858 y por lo tanto, decidió no poner otros en circulación. En 1893, en Italia fueron recordadas las bodas de plata de Humberto y de Margarita de Saboya con una serie que fue estampada con retraso, y por lo tanto no se puso a la venta. Lo mismo sucedió en 1896 en ocasión de la boda del por entonces príncipe Vittorio Emmanuele de Saboya con Elena de Montenegro.
24. ENSAYOS Y PRUEBAS
Los ensayos y las pruebas preceden a la estampación definitiva de un sello. Una cierta cantidad de ejemplares se estampa en diferentes colores y sobre un tipo particular de papel, para las pruebas de archivo. La tercera fase de la delicada "preparación" del sello concierne a la sobrestampación con la palabra "ensayo" sobre algunos ejemplares normales. Los "ensayos" no pueden utilizarse para la correspondencia. Sirven para un último control y comparación en las oficinas competentes antes del visto bueno para la emisión del sello de la serie.
No son sellos en el sentido de que no son válidos para el uso postal. Los lemas más corrientes para los ensayos son: "annullato", "muestra", "specimen" y "cancelled".
25. LUTO
En general pertenecen a este apartado ejemplares enlutados a lo largo de sus cuatro lados, pero algunas veces se han considerado como sellos de luto los que conmemoran un doloroso acontecimiento, como si la emisión se realizara en negro. En este caso, se emitió en 1866 un sello con la efigie de Abraham Lincoln, el presidente muerto un año antes. En 1934, Bélgica rodeaba de luto un ejemplar recordando la repentina desaparición del Rey Alberto I y en 1935 se recordaba a la Reina Astrid, joven consorte de Leopoldo III.
Dos valores de Grecia de 1936, conmemoraron la muerte del Rey Constantino I. En 1945 Grecia, rodeaba de luto tres ejemplares dedicados a Franklin Delano Rooselvelt, muerto la víspera del final de la II Guerra Mundial.
26. RESTAMPACIONES O REIMPRESIONES
Las restampaciones se distinguen en dos categorías. Existen las oficiales, dispuestas por las mismas administraciones postales que han emitido los sellos originales; y las ejecutadas por privados que han podido obtener las planchas respectivamente.
En la mayoría de los casos las restampaciones difieren de las tiradas originales por un complejo de circunstancias comprensibles. Pudo haberse deteriorado el cliché de la tirada original, puede ser distinta la goma o a otro tipo de papel, a otro dentellado o, por último, diferir el color.
Las restampaciones o reimpresiones se producen por la decisión de las administraciones o entidades privadas. Por una importante manifestación histórico-filatélica, o también por razones de política administrativa postal, o sea, para hacer frente al despacho del correo cuando una serie ordinaria se agota. En el campo de las primeras emisiones de Austria se produjeron sucesivas restampaciones debidamente autorizadas por las administraciones postales y realizadas en la Imprenta de Viena, usando las matrices originales.
"Restampaciones reales" de Gran Bretaña, consideradas por algunos como auténticas emisiones, mientras muchos las califican de simples imitaciones. En 1864, los integrantes de la familia real inglesa desearon tener algunos ejemplares del one penny negro y del two pence azul de la primera emisión de 1840. Las planchas originales no estaban disponibles por lo que se tuvo que utilizar otra plancha.
La mayor parte de las restampaciones sirven como homenaje y manifestaciones o muestras filatélicas.
27. FUERA DE CURSO
También los sellos, como las monedas, quedan fuera de curso. Cuando esto sucede, naturalmente, por decisión de la administración postal del Estado emitente, el ejemplar ya no tiene valor para la tasa de porteo. Una vez cesado el valor postal, el sello inicia su escalada en los valores filatélicos.
28. FRACCIONADOS O BISECTADOS
En los primeros años de vida de los sellos por la imprevista falta de ejemplares de bajo valor nominal, o a causa de un particular aumento de valor en un determinado franqueo, se produjeron algunos curiosos "cortes". Tales operaciones, realizadas por funcionarios de las oficinas postales han dado origen a una importante colección filatélica que lleva el nombre de colección o selección de sellos "fraccionados o bisectados". Son ejemplares que fueron cortados por la mitad. Algunas veces también en cuatro partes o en tiras verticales. Los fragmentos se usaron regularmente para su porteo de correspondencia o para completar un franqueo.
El primer fraccionamiento de sello se registró en Inglaterra en 1841, un valor de dos pence fue cortado en dos partes y una de ellas se utilizó como franqueo y fue regularmente matasellada como si se tratase de un sello de un penny. Las colonias inglesas poseen un gran número de fraccionados. La mitad de estos ejemplares se utilizó a falta de sellos de bajo valor nominal. En 1901 un cinco pfenning alemán con la figura alegórica de Alemania, fue cortado verticalmente por la mitad y sobrestampado en violeta: "tres PF". Fue empleado para el correo cursado desde el buque de guerra "Vineta", ya que faltaba la provisión de ejemplares de tres pfenning. El buque estaba en aguas brasileñas en el curso de viaje. Estos particulares fraccionados, cuyo valor de franqueo no correspondían a la mitad del entero, son conocidos con el nombre de "vinetas", justamente por la denominación de la unidad naval alemana.
El uso de los sellos fraccionados en los Estados Pontificios fue consentido tanto para el pago anticipado como para la tasa a pagar.
No obstante las autoridades postales se dieron cuenta enseguida de que los sellos fraccionados daban origen a fraudes. Muchos fragmentos apenas tocados por cuño del matasellos, o que permanecían intactos sobre las cartas, se volvían a usar para la correspondencia.
Uno de los más característicos fraccionados es el prestigio ocho reales rosa de 1867 de Chiapas (México), utilizado para el servicio interior de la ciudad. No se conoce ningún ejemplar entero, sobre carta o sobre fragmento, usado por correos. En Bélgica se concedió oficialmente en 1870 el fraccionamiento vertical y horizontal del 10 céntimos verde, con la efigie de Leopoldo II. Los correos belgas no consideraban válido el corte en diagonal.
A excepción del "Vineta", todos los fraccionados tienen valor si figuran matasellados en sobres, tarjetas o fragmentos.
29. CORTES DE SOBRES
Este sector concierne a los llamados "enteros postales", o sea, a los sellos estampados sobre tarjetas o billetes postales. Algunos "enteros postales" fueron recortados y utilizados como sellos adhesivos y, por lo tanto, pasados por correos, como es el caso de Lombardo-Veneto en 1861.
30. BLOQUES, HOJAS Y CARNETS
Por bloque se entiende un conjunto de sellos del mismo tipo, compuesto, al menos por cuatro ejemplares. El caso más conocido es la cuarteta, formada por cuatro sellos ordenados en parejas bien horizontales o bien verticales. No se puede hablar de bloque cuando aparecen más sellos alineados. En este caso estamos ante la tira.
En los años 60 se desarrolló la costumbre de adquirir también hojas enteras, tanto para coleccionar como para invertir.
La hoja es la señal distintiva del Estado emitente. Sobre él se encuentran, en general, todas las indicaciones para el uso postal de los ejemplares. También existen las minihojas, compuestas sólo de cuatro sellos.
El carnet nació como ejemplo de un particular tipo de hoja. En general se distinguen de la hoja por la presencia de símbolos, figuras, amplios lemas y adornos formando marco. El carnet puede tener excepcionalmente un solo ejemplar y solo en raros casos tiene más de seis. Su función postal es más bien discutible, en la práctica debe su popularidad al coleccionismo filatélico.